domingo, 28 de diciembre de 2008

Holmes y la realidad (2)

Vimos recientemente la curiosa y estrecha relación entre el mundo ficticio de las aventuras de Sherlock Holmes y la realidad. Vimos como, por una parte, muchos lectores creyeron Holmes era un personaje real gracias a ciertos artificios literarios y, por otra parte, como algunas personas con tanto humor como amor por el personaje, se dedicaron a hacer estudios sobre él partiendo de la premisa de que las narraciones del Canon eran rigurosamente históricas; estudios que se dedicaban, fundamentalmente, a subsanar los errores e incongruencias que se encuentran en los relatos y a hacerlos encajar internamente y con la realidad. Hoy vamos a dar algunos ejemplos de ambas actitudes:

Without a clue
Una inteligente vuelta de tuerca al problema: en Sin pistas, Watson (Ben Kinskey) es realmente el escritor y también el genial detective; atribuye sus hazañas detectivescas a un personaje que inventa, Holmes, hasta que, por la presión del público, se ve obligado a contratar a un torpe actor que le encarne (Michael Caine). SH: ¿Qué estoy haciendo? Dr. W: Buscando huellas de pasos SH: ¡Ah! ¿He encontrado alguna? Dr. W: Aún no. SH: Avíseme cuando lo haga.

A propósito de los primeros dijimos que muchos enviaron cartas al detective, a menudo pidéndole ayuda, otros ofreciéndosela, como este apicultor que cuando se enteró de que el gran detective se retiraba al campo escribió:

10 de octubre de 1904
Querido señor:
Me entero por los diarios de la mañana que va usted a retirarse para consagrase a la apicultura. Ignoro si la presente proposición será oportuna pero, en caso de que usted la juzgue como tal, me sentiría muy honrado si mis consejos pudieran serle de utilidad.
Le dirijo esta sugerencia en reconocimiento por el placer que me han procurado sus escritos en mi juventud. Me dieron horas de felicidad, por lo que estoy seguro de que leerá usted esta lineas apreciando el sentimiento que las inspira.
Respetuosamente,
W. Herrod

Del mismo día data esta otra:

A Sir Conan Doyle, Baronet:
¿Tendría el señor Sherlock Holmes necesidad de los servicios de una mujer que se encargue de su casa de campo en Navidad? Conozco una persona que aprecia mucho la vida tranquila del campo y en particular las abejas, una mujer discreta de la vieja escuela.
Sinceramente suya,
M. Guton, c/o the Hon. P.
Cranston, Hurst Hill House, Totland Bay, Isla de Wight


En una carta del 11 de mayo de 1906 encontramos incluso a alguien que cree ser el mismísimo detective:

¿Qué dirá el mundo cuando sepa que usted, Dr. Conan Doyle, no cree en la existencia de su Sherlock Holmes?... El hecho de que yo sea el verdadero Sherlock Holmes va a conmocionar el mundo entero, no sólo América, sino también Europa.

Manual de apicultura de LangstrothColmena Langstroth
A la izquierda, una edición moderna del manual de apicultura del reverendo Langstroth de 1853, el clásico por excelencia en la materia en época de Holmes e inventor de la colmena desmontable que lleva su nombre y que hoy es usada en todo el mundo

El pionero de los estudios Sherlockianos fue Ronald Knox, de la Universidad de Oxford, donde dio una conferencia sobre el particular, que publicó a continuación con el título de «Ensayo sobre la literatura de Sherlock Holmes». En fecha tan temprana como 1911 adopta ya la postura de tomar como reales los personajes y los hechos y trata varias inconsistencias del Canon, entre ellas la ya conocida por ustedes del error de la esposa de Watson cuando le llama «James» en lugar de «John». Hay que tener en cuenta que entonces se estaban todavía publicando los relatos que forman parte de la recopilación titulada Su última reverencia y que, por tanto, quedaban aún por publicar, y seguramente por escribir, todos los que se encuentran en El archivo de Sherlock Holmes.

Ronald Knox
El problema de los estudios holmesianos y teológicos es el mismo: dar coherencia y verosimilitud a un corpus incoherente y ficticio. No es extraño pues que el pionero de aquellos fuera un sacerdote. Anglicano convertido al catolicismo, como sus amigos sherlóckfilos Chesterton (creador del Padre Brown) y William S. Baring-Gould;
autor del deuterocanónico Sherlock Holmes, de Baker Street. Knox aplica los mismos métodos en teología que en sus ensayos sherlockianos o en sus sermones; como aquel en el que justificaba desde la fe la cruzada del general Franco un año después de iniciarse la Guerra Civil.

Ronald Knox, teologíaRonald Knox, ficción
Dos obras de Ronald Knox; una recopilación de homilías sobre sus santos favoritos y una de sus novelas de detectives. Ha sido más celebrado en su faceta de teólogo y apologeta que en la de autor de ficciones detectivescas

Sin embargo, la cuestión empezó a tomar amplitud a partir de la reedición de este ensayo en 1928, ya que provocó la respuesta de Sidney Roberts, de la Universidad de Cambridge, «Nota sobre el problema de Watson» en 1929 y Dr Watson, Prolegómenos a un problema biográfico, 1931. En los años 30 aparecieron otros por diferentes autores como H. W. Bell en 1932 y Vincent Starrett en 1934, lo que provocó que en la misma década se crearan las primeras sociedades holmesianas. Este movimiento no se ha detenido, de manera que estas sociedades son hoy muy numerosas, así como los ensayos de este tipo, entre los que recordaremos el ya mencionado pero imprescindible Sherlock Holmes, de Baker Street, 1962 de William S. Baring-Gould.

Durante la primavera de 2008, apareció en varios periódicos españoles, así como en la portada de Menéame, alusiones a una encuesta británica que concluía que el 58% de los ingleses actuales creen que Holmes es un personaje histórico. Aunque personalmente he encontrado a individuos de esa opinión, tras consultar la fuente de la noticia (UKTV Gold) se advierte que no se trata de una encuesta muy seria, ya que, entre otras faltas de rigor, cae vergonzosamente en el error que pretende denunciar, por ejemplo, tomando por personajes ficticios a Dick Turpin o a Lady Godiva, cuya realidad histórica está fuera de toda duda.

Pueden leer la primera parte de este post aquí: « Holmes y la realidad (1)»

La información relativa a los ejemplos de lectores que tomaban a Holmes por un personaje real y sus cartas están tomados del libro de Pierre Nordon Todo lo que ha querido saber sobre Sherlock Holmes sin haberle conocido, 1994. La información sobre los primeros ensayos holmesianos está tomada fundamentalmente de la Wikipedia en francés.

6 comentarios:

padawan dijo...

Como siempre, una lectura de agradecer para el fan del detective :) Por otro lado, resulta entrañable leer sobre los antepasados de toda esa gente que pulula por internet buscando esas pequeñas incongruencias en películas o novelas

Evil Preacher dijo...

En efecto, como lectores o espectadores esperamos cierta honestidad en la narración, cierta coherencia; pero cuando esta falla, puede ser un acicate para una lectura creativa; no es de extrañar que tanta gente pulule buscándolas.

Sherlock Holmes dijo...

Otro post muy interesante sobre Sherlock Holmes, muchas gracias!

Evil Preacher dijo...

Gracias, SH.

Valentín VN dijo...

Sólo decirte que tengo problemas para ver el blog y estoy muy interesado en él. Tampoco consigo hacerlo con otros exploradores al completo.

Evil Preacher dijo...

La verdad es que me ocurre lo mismo a mí con ciertos blogs y no tengo ni idea de la causa; de momento, lo que puedo hacer es enviarte las entradas por correo, si quieres.