miércoles, 4 de enero de 2012

Juego de sombras

Si es usted de aquellos que desaprobaron la primera película de Ritchie sobre el Detective, es mejor que no pierda su tiempo en ver la secuela.
Si es usted uno de esos holmesianos abiertos a los más libres pastiches, o si es usted totalmente incodicional del sutil esgrima cerebral entre Moriarti y Holmes, o bien de aquellos que disfrutaron de la primera película, es mejor que no pierdan su tiempo en ver la secuela.

sherlock-holmes-a-game-of-shadows-20111201102359469_640w

Usted haría bien en pagar su entrada si quiere ver un grupo de estrafalarios aventureros matando moscas a cañonazos en un delirante y confuso viaje por Europa o si le hacían gracia los anacronismos en las películas de Pajares. Ni siquiera el maravilloso Stephen Fry, que hubiera podido ser uno de los mejores Mycroft de la historia, consigue alzar algo la pobreza del conjunto.

SHERLOCK HOLMES: A GAME OF SHADOWS
Fry es perfecto para interpretar a Mycroft y con un guión a la altura hubiera podido rivalizar con el mejor de la historia del cine, interpretado por Robert Morley. Ambos actores tienen en común el papel de Oscar Wilde

Lo mejor:
Algunas referencias: Por ejemplo, «Hamish» como segundo nombre de Watson —al que también se alude, por cierto, en la serie que reseñábamos en el post precedente— o las condecoraciones que luce el buen doctor: al menos una de ellas se parece bastante a la que recibieron los veteranos heridos en la batalla de Maiwand. En algún lugar habrá un asesor con una úlcera.

Lo peor:
Difícil decisión. Valga como ejemplo el lamentablemente previsible momento Pulp Fiction.

Para aquellos que a pesar de todo vayan al cine ¡Ánimo!

2 comentarios:

Jorge Luis dijo...

Entiendo tu punto
en lo personal me han gustado estas 2 peliculas de Hollywoodenses de Holmes.

mas que nada me gusta como toman elementos de varias historias, ya sean personajes, lugares y pasajes de los libros y los juntan con una trama original, el resultado es completamente diferente a lo que uno esta acostumbrado de ver con Holmes.

Lo malo es que el tiempo en la pantalla grande es limitado y no se toman la molestia de explicar o darle mas historia a los personajes secundarios, como el coronel Moran, o el hermano de Holmes, Mycroft.

En esta 2da pelicula, se toman mas libertad y usan mas accion, el "metodo deductivo y de observacion" de Holmes lo tratan de una manera ya instantanea, pensando que ya viste la 1era pelicula asi que no hay necesidad de volver a explicar como funciona esa "secuencia de pensamiento predictivo" que usa Holmes.

Solo en la ultima escena se toman su tiempo y hacen una explicacion detallada de ese metodo deductivo, con un giro completamente inesperado y sorprendente pero con mucha razon a la vez.

En si, es una pelicula entretenida, es accion tras accion, si hay una tercera parte, la esperare con ansia =)


y bueno que mas decir, te mando un gran abrazo y pasatela excelente =)

Saludos y que estes bien!

Atte.
Jorge Luis

Evil Preacher dijo...

Gracias Jorge Luis.
La primera también me gustó. Los pastiches y las adaptaciones tienen la obligación de hacer justamente como tu dices, interpretar acertadamente elementos canónicos. Esto resulta aún más interesante si dan respuesta a las dudas surgidas por las incongruencias cometidas por Doyle.
La primera parte era rica en esos elementos, la segunda no.
No obstante se señalan algunos, aunque no resultan demasiado intersantes: el cuaderno de Moriarty, su libro, la posibilidad de que habiendo dado Watson publicidad a los métodos y datos personales de Holmes haya criminales dispuestos a aprovecharse de ellos, por ejemplo, atacando a sus allegados (asunto ya ha sido tratado en otras adaptaciones y pastiches).

No obstante, uno de ellos merece mención a parte, el relativo a las inverosímilitudes de las cataratas: Holmes se hace pasar por muerto tras el episodio Reichembach supuestamente para despistar a sus enemigos, pero lo cierto es que Morán sabía que estaba vivo: parece que Watson fue el único engañado. Por otra parte ¿cómo un anciano ("elderly man" según la descripción de Ms. Hudson) pudo ser un rival físico tan formidable para el gran luchador Holmes?

La respuesta a las incongruencias de las cataratas resulta de lo más interesante de la película y hubiera estado muy bien si la escena no hubiera sido minada por la debilidad del conjunto. No obstante, merecerá volver sobre ella si tengo ocasión de analizar en profundiad dichas inverosimilitudes canónicas.